viernes, 10 de agosto de 2012

Nadie es perfecto - Dilean Cañas

Por: Dilean Cañas

"No juzgues a otros porque pecan en formas diferentes a las que tu pecas”.

Esta frase me la encontré hace pocos días en el muro del facebook de alguno de mis amigos, en realidad me hizo reflexionar y me ayudó a recordar que todos pecamos de una forma u otra forma (Rom 3:23).


Curiosamente nuestra cultura, doctrinas o el mismo ser humano ha tratado de mostrar una faceta de perfección, ya sea porque se vive en cierto estrato social, se alcanzó determinada edad o se es practicante de alguna religión. Esta careta parece carecer de errores y se supone, debe alcanzar un nivel en donde el pecado no existe.

Pero ésta no es la realidad que vemos en la biblia, y nunca fue la realidad que nos mostró Jesús mientras estuvo aquí en la tierra predicando el verdadero Evangelio. Si recordamos a Pedro, Jesús le dice; Pedro me vas a negar tres veces y aunque Jesús sabía que Pedro iba a pecar, Jesús nunca le echó fuera y jamás le exigió una perfección que Pedro no iba a lograr mostrar. Jesús sabía que su discípulo iba a fallar y aún así le amó, es más Jesús le dijo, yo sé, yo estoy consciente, yo conozco que no vas  poder vivir de acuerdo a los estándares que la sociedad y tú mismo te has puesto, pero aún así te amo. Y esto fue crucial en la vida de Pedro, porque cuando falló, pudo volver fácilmente a la comunión con su maestro.

El hecho de que vivamos bajo la presión de la perfección es lo que hace más difícil que aceptemos el perdón de Dios, porque de alguna manera creemos que Dios no nos acepta, pero la realidad es que TODOS pecamos y Dios sabía que de una u otra forma tu y yo íbamos a pecar y aún así nos ama, y aun más; nos regala su perdón.

Salmo 32:1 “Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado”.

creerse perfectoEste salmo no dice que el hombre que nunca ha pecado es quien gozará de bendiciones, de ninguna manera! . El verso dice que el hombre que ha reconocido su error, aquel que se ha presentado delante de Dios y le ha dicho necesito tu perdón, porque solo no puedo, esa es la persona que disfrutará de los beneficios de ser perdonado.

El perdón de Dios se ofrece para cualquier tipo de falta y la misericordia y gracia de Dios se extiende indiferentemente al pecado cometido. Hoy Dios quiere perdonarte, El desea limpiar tus faltas cualquiera que sean. Quizá tu error es algo pequeño y prefieres pasarlo por alto, o de pronto tu falta es tan grande que crees que no puedes ser perdonado, pero Dios no mira el tipo de pecado sino el deseo de recibir perdón. El sabía que ibas a fallar, El es consciente que ibas a pecar y por eso hace muchos años mandó a su hijo a morir en esa cruz para que tú pudieses disfrutar de una comunión íntima con El.
Anterior
Siguiente