miércoles, 1 de febrero de 2012

Apostol Billy Bunster - El Adversario

Una de las formas de evitar el peligro es conocer el peligro. Si yo conozco a mi adversario sé por dónde me va a atacar.
Adversario: una de las formas de decir adversario es odiar, también se conoce como Baal, que significa maestro, dueño o esposo, pero no de una buena forma.
El adversario es un imitador por eso él también quiere ser esposo, porque Cristo es esposo. Pero este esposo o dueño Baal es un adversario, alguien que se opone a ti. La forma de darse cuenta de esto es mediante la enseñanza, porque siendo enseñado se está instruido para poder identificarlo.
Tu adversario te quiere meter en la cabeza una idea, enseñarte una idea, poner una raíz en tu corazón, que te hagas sabio en tu propia opinión. Mi adversario no es mi amigo.
Ni con el pensamiento hables mal del rey, dice la Palabra, porque las aves de los cielos (que son demonios) llevarán esa información y lo harán saber a nuestro adversario.
No es cierto que usted sea su peor enemigo, porque la vida y la muerte están en poder de la lengua, entonces su mejor amigo es usted; usted puede ser el salvador de su propia vida. Yo no soy mi peor enemigo porque no quiero ser mi peor adversario.
Tu adversario viene furtivamente, sigilosamente, por eso nuestros muros deben estar siempre altos ¿cómo hago eso? orando.
La serpiente necesita algo en qué subirse, hay que darle alguna oportunidad, no puede subir sola y, si se le da una brecha, se va a meter.
También Estrecho es adversario. Muchas veces el ángel del Señor se nos va a oponer y ¿qué va a suceder? se nos llevará al lugar estrecho. ¿Por qué hay que pasar por esto? porque es necesario.
Cum (el que se levanta o levantarse), es el adversario que se levanta, y ¿para qué se levanta? porque cuando se levanta quiere infundir miedo. Tu adversario no es más grande que tu Dios, nosotros tenemos una armadura.
A tu adversario hay que matarlo con la armadura que Dios te dio no con otra armadura. Mi adversario no tiene ninguna oportunidad cuando yo me levanto.
La Biblia dice: siete veces cae el justo pero siete veces Dios lo levanta. Tu enemigo quiere verte caído pero Dios te dice levántate y anda, el templo es el lugar donde Dios te levanta, donde te fortalece, donde tiene una palabra de victoria para tu vida, no te quiere dejar postrado. Él no te va a dejar tirado, porque cuando el enemigo te ve débil, se aprovecha y te ataca. Pero detrás de ti está el león de Judá, el único capaz de vencer la muerte, en la angustia Él guardará mis pasos, Él estará conmigo en el día de la tristeza, del dolor.
El mejor lugar para levantarse es la casa del Señor.
Quim, oponente, no te quiere dejar avanzar, se pone delante de ti. Pero usted le va a decir mira sobre mí, sobre mi hombro, sobre mi pecho, sobre mis pies, aquí dice que la sangre de Cristo me cubre y me libera, déjame pasar!! no son las personas las que se oponen, es el espíritu que hay en ellas.
Rhu, arrojar o agarrar, ¿quiénes son las que agarran? las garras del enemigo. Usted no debe caer en las garras del enemigo sino que en los brazos del Señor, Él te quiere acariciar. Él ha prometido que el que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente.
Satán, oponente, opositor, el archienemigo de lo bueno. En el griego antíricos, oponente como en un pleito judicial.
"Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar" (1 Pedro 5:8)
"Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel.
De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante." (Mateo 5:25 y 26)
¿Cuál es el camino? Cristo es el camino. Mientras tú vas por el camino vas a tener oposición, van a querer sacarte. De pronto usted va a hacer algo por lo cual el adversario va a tener razones para tomarlo preso, y es importante que en el mismo camino se ponga de acuerdo con él porque, después que se acabe el tiempo, no se podrá hacer nada para reconciliarse y será echado en la cárcel.
Mientras caminas por esta tierra saca todo lo que te estorba, que el enemigo no tenga nada en ti. 
"Pero Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel." (1 Crónicas 21:1)
Satanás se levanta todos los días, busca todos los días, acusa todos los días.
"Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?" (Job 1:6-8) 
"Pon sobre él al impío, y Satanás esté a su diestra. Cuando fuere juzgado, salga culpable; y su oración sea para pecado. Sean sus días pocos; tome otro su oficio." (Salmos 109:6-9)
Pero cuando se pide perdón no existen razones para ser tomados presos, sino que Dios nos dice:
"Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz." (Colosenses 2:14)
Anterior
Siguiente