miércoles, 1 de julio de 2015

Aquiles Azar - Dios Nuestro Entrenador




Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes  seguir. Isaías 48:17

La palabra “enseñanza”de acuerdo al comentario bíblico Strong, significa: instruir, entrenar, una persona que entrena a otra, estimular, hacer que alguien aprenda. Este aprendizaje,
de acuerdo al contexto de la Palabra, se logra mediante una variedad de estímulos, técnicas, eventos o lecciones inolvidables. Eso es lo que hace un entrenador. Dios es nuestro entrenador por excelencia y Él nos enseña, nos entrena, nos alienta y estimula.

Nosotros podemos sentirle a Él por revelación, porque Él nos muestra su voluntad a través de diferentes formas, mediante eventos, cosas que marcan nuestra vida. Tú sabes cuando Dios te habló, cuando te enseñó algo, cuando Dios estuvo en el asunto y eso marcó tu vida y te ayudo a tener una buena ejecución.

Estamos hablando de que Dios lo hace también a través de técnicas, Él es un Dios de técnicas, de métodos (metodológico).

Él nos conoce y sabe cómo maximizar la habilidad que nos ha dado para que podamos estar en el nivel que debe ser. Nos hace ser más útiles en lo que somos y hacemos. Nosotros podemos aprender de Dios y Él quiere que también podamos entrenar a otros y en eso estamos.

Jesús llamó a doce, los capacitó, equipo, entrenó y los hizo sus discípulos. Ellos caminaban bajo el entrenamiento del Él. Cuando estás bajo el entrenamiento de Dios tu vida está bien dirigida y eso te ayuda a saber hacerlo con otros.

En una ocasión un reconocido entrenador de Fútbol americano hizo la siguiente declaración: “tu juego es tan bueno como lo practicas”.

Un buen entrenador siempre hace que su equipo tenga una buena práctica para poder tener una buena ejecución en el campo de juego. La práctica de todo esto es que Dios nos enseña a través de los diferentes eventos de nuestras vidas, para que sepamos cómo debemos enfrentarlos.

A veces estamos en un entrenamiento y es una  práctica que Dios nos ha dado. Pero quiero irme más allá y enfocar lo que es el liderazgo de la iglesia y el ser un líder bajo el liderazgo del entrenador por excelencia. Así como El nos entrena a nosotros, podemos entrenar y dirigir a otros. Estamos hablando de personas que al dirigir a otros saben  meterlos en la práctica antes de salir al campo de juego para que se puedan preparar para lo que va a suceder. Quiero hablarles sobre esa práctica, por ejemplo:

Un músico tiene que practicar y ensayar, aunque vaya a hacer una improvisación debe tener una base para poder hacerlo.

Un jugador tiene que practicar antes de entrar al campo de juego para poder tener una buena ejecución. Es asunto de entrenamiento y de práctica!.

Para ser un buen entrenador tú necesitas estar en una práctica. Tú no puedes ser un entrenador, si nunca has sido entrenado. Como padres, la vida nos ha dado un entrenamiento y por eso podemos dirigir a nuestros hijos. Siempre tú vas a entrenar personas que tú puedes dirigir porque sabes cómo hacerlo o porque tienes algo para darles a esas personas, algo que ellos están necesitando y bajo tu entrenamiento y guianza pueden ser capacitados.

Si hablamos sobre la práctica, este entrenador de fútbol americano también decía que el fútbol, es un juego de errores y el equipo que comete menos errores es el ganador.

Cuando tú conoces cuáles son las eventualidades que presenta la vida y los errores que podrías cometer,antes de que estas cosas sucedan, lo podrás detectar y practicar, entonces cometerás menos errores, y eso te dará seguridad.

¿Quién nos ayuda? Dios en Su palabra. Dios nos ayuda a no cometer errores en nuestra vida por la orientación y obediencia a la Palabra. Sii eres uno que está recibiendo el entrenamiento, estás sujeto a que Él te ponga sobre la rueda del alfarero y que seas manejado en sus manos, es decir,en obediencia.

Nosotros como líderes, tenemos que estar sujetos a autoridad. Una persona no puede ejercer autoridad si no ha estado sujeto a autoridad. No puede entrenar a otros si no ha sido entrenado. El entrenamiento no consiste en estar desde la banca diciéndoles lo que tienen que hacer, sino en involucrarte en el campo de juego junto con el equipo, en la práctica. Si en la práctica no te envuelves con ellos y les enseñas cómo hacer la ejecución de las cosas y los entrenas de esa manera, entonces ellos no van a hacer realmente lo que tienen que hacer.

El entrenamiento de manera objetiva para cometer menos errores tiene que ser:

Día a día
Cada día nos entrena el Señor, sus misericordias son nuevas cada mañana, día a día nos da su Palabra, día a día El está a nuestro lado ayudándonos.

Es por lo que tienes que estar enfocado con lo que Dios ha puesto en tus manos, día a día, en esa práctica, con tu empresa, con los tuyos y hacia los tuyos.Cada día hay una experiencia con el Señor,El tiene algo para refrescarte y para que puedas tener el gozo de Su salvación, para que puedas llenarte. Tú vida no puede ser una vida aburrida.

Hay que vivir el poder del presente. El presente trae su sazón, lo suyo.Cada cosa tiene su tiempo, entonces cada día tiene su momento especial, por eso dijo Jesús: déjale a cada día su propio mal, pero así como cada día tiene su propio mal cada día tiene su propio gusto y su propio éxito.

Tú debes estar consciente de que en este día Dios tiene algo para ti, que este día, nuevas son sus misericordias, que algo tiene Él para ti, que puedes aprender más de Dios, estar más con Él y conocer más de Él,en las frustraciones, en los momentos difíciles,en las eventualidades, aún si se presenta el día malo, Dios estará allí presente y te ayudará a resistir y a estar firme. El día a día es sumamente importante. Debes siempre reconocer que en todo lo que nosotros hacemos día a día, Dios está allí para meter su mano.

El día a día es darle continuidad a las cosas, no desorientarnos o desactivarnos, eso permite que te mantengas en training.

Tener Metas claras, Objetivos claros
En un entrenamiento las metas tienen que estar claras. Como iglesia nosotros tenemos metas claras, la función y el propósito, para que todos como un equipo podamos cometer  menos errores y entonces ganar el juego.

La Práctica de la actuación
¿Qué significa eso? Que luego que estás entrenado necesitas ejercitarte en la práctica de la actuación y lo vas a hacer en el campo de juego. Tienes que saber cómo vas a detener al contrario, por donde vas a correr, cómo vas a actuar.

Hay gente que les llega el evento y no saben cómo accionar o qué hacer, se turban, no saben cómo ejecutar en un momento dado. Dice la Biblia:”mi pueblo pereció porque le faltó conocimiento”.

El conocimiento que Dios nos da NO es algo teórico solamente. Dios nos habla por revelación y nos muestra algo y El es poderoso para darnos un principio, para dirigir nuestras vidas sin importar el nivel intelectual que tengamos. El tiene para cada quien lo suyo pero lo hace por revelación.

Por ejemplo, a un constructor,arquitecto o ingeniero se le muestra como la Roca, o la Piedra de Ángulo, como el Fundamento,le muestra algo y hay entonces, una revelación.

Al científico, al que estudia las estrellas se le muestra como el Lucero de la Mañana, como la Estrella de la Mañana.

Al labrador, se le presenta como El Lirio de los Valles, también como La Vid Verdadera, la Rosa de Sarón.

Al Hacendado y al que conoce sobre dirigir el ganado, se le presenta como El Buen Pastor, El que su vida da por las ovejas.

Al banquero se le presenta como aquel que es dueño del oro y de la planta, como el maná que descendió del cielo, la provisión. Entonces nuestra enseñanza es una revelación que Dios nos da, que no viene sólo de un conocimiento sino de una práctica de lo que es nuestra vida.

Un entrenador observa para poder ver dónde está el progreso de los jugadores, y por otro lado junto con ese progreso, poder atrapar a sus jugadores haciendo las cosas bien hechas. Muchas veces solo le decimos a la gente lo que está haciendo mal pero no vemos lo que está haciendo bien y  lo bueno que está haciendo, para decirle:”está bien síguelo desarrollando”.

¿Qué hace un entrenador?
Está  en el campo de juego en el momento de la práctica para que cuando estén en la acción, ellos hayan vivido y sentido en un ejemplo, cómo es que se hacen las cosas. Eso es lo que hace Dios con nosotros, por eso el Espíritu Santo mora en nosotros y no nos deja solos.

Cada paso que das, es dirigido por el Espíritu Santo en ti, accionándote y enseñándote cómo hacer las cosas para que tú las hagas. Tú no puedes dirigir a un grupo de personas sin estar ahí, ni ver cómo hacen las cosas.

Esto lo vemos bíblicamente, un discípulo ve lo que hace su maestro. Hay gente que ha puesto los ojos sobre ti como líder. Lo que hace un papá es lo que hacen sus hijos.Si le dices a tus hijos no digas mentiras no puedes ser el primer mentiroso.No puedes decirle a tus hijos que no lleguen tarde, si eres el primero que dejas a la madre esperando.Nuestro ejemplo hablará más que nuestras palabras. No es lo que pensamos y decimos, sino lo que hacemos.

Usted como líder tiene que hacer algo provechoso, que maximice la vida de los demás, que le sirva de beneficio y resultado a la otra persona. Tiene que hacer algo que los beneficie y los lleve a otro nivel. Yo, como padre, quiero lo mejor para mis hijas. Por esa razón yo le estoy dando la enseñanza. Ojala, que una de esas niñas pueda ser mayor de lo que yo soy, de lo que yo he podido alcanzar y lograr, ese es mi propósito y ese es mi objetivo, eso es lo que yo quiero alcanzar y lograr con los míos, con mis hijos, con la Iglesia, lo mismo con mis discípulos, con el ministerio, ese es el propósito, hacer algo provechoso de la gente.

Por esa razón de todo lo que Dios me ha dado, yo lo doy, no me quedo con nada. Tú tienes que dar de Gracia,lo que de Gracia recibiste.Porque si te ha dado a ti beneficio,entonces transmite eso para que otros también sean bendecidos. No seas tacaño ni tampoco retengas porque si tú retienes entonces limitarás tu capacidad de recibir, porque la Biblia dice que si das vas a recibir.Tú tienes que ver el potencial que hay en cada una de las personas que están contigo y conocer ese potencial y llevarlo a su máxima expresión, ayudarlos.

Nuestro gozo viene cuando enseñamos provechosamente. Dios se goza cuando eres un empresario exitoso, cuando eres una persona íntegra, cuando la luz de Cristo se está viendo en ti.

Un buen entrenador se goza con el beneficio, el fruto, y el producto positivo en las personas que dirige. Dentro de lo que es enseñar provechosamente, allí está también, enseñar a la gente a tener disposición, a aumentar sus recursos. Dios nos da ideas de cómo diversificar, y de como aumentar los recursos.

Nosotros vamos a creer a Dios para cosas grandes no solo en sentido financiero sino también en sentido espiritual. Nosotros tenemos que darles ideas a la gente para que suba de nivel. Lo espiritual está ligado a lo material.

Una persona que no tenga un plato de comida por más Gloria a Dios que diga, se va a desesperar y hasta se puede deprimir.

La Nueva Versión Internacional de la Biblia dice: “Yo soy el Señor tu Dios que te enseña lo que conviene”. Nosotros somos llamados a enseñar a la gente lo que le conviene, dentro de la óptica de Dios.

Esa es nuestra función: ayudar a la gente,y tenemos un entrenador en esta carrera,nuestro Dios, un entrenador especial y Él quiere que nosotros demos de Gracia lo que de gracia hemos recibido. Nuestro negocio es este. Jesús dijo en los negocios de mi Padre me es necesario estar.
Anterior
Siguiente