sábado, 14 de octubre de 2017

Hay un pago por ser fiel - Pastor Javier Bertucci

Hay un pago por ser fiel


Mateo 25:14: "Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes."

El no servir en el lugar donde Dios te quiere es infidelidad; tienes que servir en el lugar a que Él te mande, no donde tú quieras. Hay decisiones en la vida que tomas y nada lo va impedir. Cuando tú quieres servir en un área que a ti te gusta, y no donde Dios quiere es infidelidad, pero cuando decides servirle a Dios, sin ningún interés, Dios te da un pago, porque hay un pago en esta vida y la venidera.



No importa servirle a Dios y perderlo todo por ello, pues mientras le amas tendrás un pago; si has sido fiel, hay una recompensa para esa fidelidad. Tu recompensa siempre será probada. Si andas mal porque no tienes lo que deseas o simplemente Dios no te lo ha dado, lo que sientes por Él es por lo que Él te da, "porque si en lo poco eres fiel el en lo mucho te pondrá". Dios siempre entrega sus bienes a los que le sirven, tú tienes que servirle a Él con firme fidelidad, sin interés personales.El servicio a Dios tiene que ser diferente al servicio que le das a una persona en la tierra; asegúrate de que así sea.

Dios te da dones según tu capacidad, tienes que estar conciente de ello cuando pidas dones, pues si no recibes esos dones que estás pidiendo, no es porque Dios no te los puede dar sino por la capacidad que tengas para asumirlos. Hay cosas que Él no te da, pues sabe lo que a ti te conviene.

No veas la capacidad de otra persona preocúpate por desarrollar la tuya propia. Tú tienes capacidades que aún no conoces, "pues cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni ha subido a corazón de hombre, Dios ha preparado...". Nadie sabe qué capacidad tiene hasta que el Espíritu Santo lo revela. Cuando sepas cuál es tu capacidad empieza a desarrollarla. Hay muchas personas que tienen muchos dones y no saben desarrollarlos, pero aquel que tiene uno lo desarrolla más que el que tiene muchos. Si tienes un don, tienes que desarrollarlo; cuando no sabes cuál es tu don, te empeñas en servir en otra área a la que Dios no te mandó.

Mateo 25:16: "Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos"

No envidies lo que tiene otro, descubre tu propia capacidad, desarróllala y úsala. El gran problema de muchas personas es que no desarrollan su propia capacidad sino que están pendientes de la de otros. Cuando intentas desarrolla un don que sabes que no tienes, es envidia. Tú puedes, y seguramente tienes otro don. Dios te va a revelar cuál es tu capacidad. Por medio de su Espíritu, busca, examina cuál es el área en la que Dios necesita que le sirvas, descubre tu capacidad, no escondas lo que recibiste sino descubre lo que Dios te dio.

Mateo 25:19: "Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos."
Anterior
Siguiente