miércoles, 26 de agosto de 2015

Otoniel Font - La Cosecha Correcta




29 Él da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. 30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; 31 mas los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán. Isaías 40:29-31


Cuando el profeta habla de fatigarse y cansarse, habla de la fatiga interior, la fatiga del espíritu.  Se refiere a la persona que no tiene espíritu de valentía, que se encuentra falta de vigor, exhausta y no tiene tolerancia.

Gálatas 6:9, dice: No nos cansemos, pues, de hacer bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

Pablo enseña cómo debe ser nuestra relación con los hermanos en la fe.  Debemos tener tolerancia, amarlos y restaurarlos.  Enseña que, aún nosotros, hemos tenido en algún momento alguna falta.  Nos advierte que todo lo que el hombre sembrare, eso también segará – Gálatas 6:7.

El hombre desmaya, no tan sólo por la falta de tolerancia, sino también por la mentalidad errónea de que Dios bendice más a aquella persona que no le sirve.  Hay gente que no tan solo se compara con los hermanos en la iglesia, sino también con los del mundo, pensando que todo les va bien.  Pero todo esto es resultado de la ley de Dios, la ley de siembra y cosecha.

No te compares con los demás; Dios no puede ser burlado.  Asegúrate que no cambies tu mirada, sino que esté puesta en las cosas de Dios, y que estés haciendo lo que hay que hacer.  Sigue hacia adelante, teniendo amor y tolerancia para con los demás, sabiendo que, quizás, han fracasado, pero, en otras ocasiones, fracasarás tú.  Ten misericordia con los demás, para que tengan misericordia contigo.

Cuando no entendemos esto, la gente se cansa, desmaya.  Cuando le sirves a Dios, tomarás decisiones que quizás no sean perfectas, pero sí las correctas, para que la cosecha en el futuro sea la correcta.
Anterior
Siguiente