miércoles, 12 de agosto de 2015

Aquiles Azar - Libre Del Pasado




Cuando venimos a Jesucristo, arrepentidos de nuestros pecados, nuestra vida cambia.

2 Corintios 5:17,18 dice:..De modo que si alguno está en Cristo nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación”


Jesús no vino a condenarnos, sino a libertarnos.Él que cree en Él, no será condenado.Es por lo que el diablo no tiene derecho a atormentarnos con nuestro pasado.Hemos sido libertados para empezar una nueva vida en Cristo Jesús. La Palabra nos habla de un nuevo nacimiento del agua y del Espíritu en el libro de Juan 3:5

…Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

… un nacimiento del agua y del Espíritu, donde todo lo viejo queda atrás y todas las cosas son hechas nuevas.

Juan 3:15 para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

La voluntad de la carne y de los pensamientos
Efesios 2(1-10) Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Antes de conocer a Cristo (de ser salvos) nuestra naturaleza era carnal. Es en nuestra mente donde el enemigo inicia la batalla. Antes de conocer a Cristo,vivíamos haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos. Pero vemos que por la misericordia de Dios hemos sido salvos, no por obras para que nadie se gloríe. El Señor nos dará a entender todas las cosas, nos enseñara las armas para luchar contra los pensamientos que nos atormentan y nos revelará, que tipo de datos usa el enemigo para atacarnos. Es por lo que el apóstol Pablo pide al Padre de la Gloria, en Efesios 1:17-19 que alumbre vuestro entendimiento, para que entendamos la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos…

Efesios 4:17-19. “Requiero en el Señor que ya no andes como los gentiles que andan en la vanidad de su mente.Con el entendimiento entenebrecido, ajenos a Dios, por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón. para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza”

Entendimiento entenebrecido
Un entendimiento está entenebrecido cuando aún hay condenación del pasado en la misma proporción. Debemos pedirle a Dios, como lo hizo el salmista

“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mi” Salmo 51:10

Sustitución total de lo viejo
“Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.” Efesios 4:20-24.

Hemos sido creados en Justicia y santidad.Hemos sido justificados en Cristo Jesús , por lo que no puede haber quién nos condene.  La Santidad proviene de la renovación de nuestra mente por la Palabra. Esta renovación implica tanto una decisión, como un proceso, donde en las decisiones seremos rectificados,y en los procesos seremos santificados y se formará el carácter de Cristo en nosotros.

“Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos” Colosenses 3:5-9



Cómo nos despojarnos del viejo hombre:

“El fruto del Espíritu Santo comprueba lo que es agradable a Dios.” Efesios 5:9

Desecha la mentira, habla la verdad.
Refrena los labios, la Palabra dice …no se ponga el sol sobre tu enojo.
No te aires, no des lugar al diablo. ..En tu ira no habita la Gloria de Dios.
No hurtes, por el contrario, trabaja para que tengas que compartir con el que tiene necesidad.
No salga palabra corrompida de tu boca, sino la necesaria para edificar.
Quítese toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia, malicias y palabras deshonestas.
Tengan misericordia, perdonándose.


Cómo vestirse del nuevo hombre:

Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia” Colosenses 3:12

“Y revestido del nuevo hombre, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno” Colosenses 3:10

La Palabra nos manda a vestirnos del nuevo hombre. No podemos quitarnos una ropa sucia y dejar de ponernos la limpia, porque quedaríamos desnudos,y más vulnerables aún.



Empieza por tener misericordia de ti mismo.

No hay pasado que pueda atormentarnos. Las cosas viejas deben desaparecer, nosotros mismos debemos hacerlas morir.

“Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.” Colosenses 3:15

“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándolos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.” Colosenses 3:16

Tenga una vida de oración, cada día vístase de ese nuevo hombre y póngase la armadura de Dios. Recuerde que es una decisión y un proceso. Tienes que confiar en lo que Dios hará en tu

vida. Un día mirarás y te sorprenderás de las cosas que dejaste atrás, pero debes ir trabajándolas con Dios.

Debes practicar el arrepentimiento (recibir perdón). Para sustituir las cosas viejas debes renovarte en la Palabra. Cambiar tu forma de hablar, tus costumbres, porque todo cambia con la Palabra de Dios.

“Nuestro viejo hombre fue crucificado con Cristo Jesús para que el cuerpo del pecado fuese destruido.” Romanos 6:6
Anterior
Siguiente