martes, 21 de julio de 2015

Marcos Witt - Sigue Empujando




Que no lo detenga a usted ese espíritu de desesperación, de frustración, de mentira, ni de cansancio. La palabra de Dios dice, “los que ESPERAN en el Señor tendrán nuevas fuerzas”.

“Pero una mujer que desde hacia doce años padecía de flujo de sangre, y había sufrido mucho de muchos médicos, y había gastado todo lo que tenia, y nada había aprovechado, antes le iba peor, cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto” - Marcos 5:25-27.


La única solución a todas nuestras necesidades se encuentra en Jesús. En esta oportunidad no le voy a hablar de medicina, ni de filosofía, ni de psicología, le voy a hablar de Jesús. El es el Rey de Reyes, el Único que puede sanarlo, el Único que puede hacer milagros, el Hijo de Dios, el Victorioso de todas las naciones, el que está sentado a la diestra de Dios Padre el día de hoy intercediendo por usted. Qué bueno que usted, al igual que esta mujer, oyó hablar de Jesús alguna vez en su vida.

Dice la Biblia que esta mujer “oyó hablar de Jesús”. Quién sabe quien se lo había platicado, pero la fama de Jesús estaba corriendo por todos lados. Es importante que usted también esté platicando lo que Dios ha hecho en su vida. ¿Qué ha hecho Dios por usted? Piense por un momento en todo lo que Dios ha hecho por usted, nunca le ha faltado nada, El ha suplido todas sus necesidades. Hable de todas estas cosas, de lo bueno que es Dios, póngalo en sus labios. Jesús es la respuesta que este mundo está necesitando.

Esta mujer había oído hablar de Jesús y “vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto. Porque decía: Si tocare tan solamente el borde de su manto seré salva” (Marcos 5:28). Ella no pedía gran cosa, ella no necesitaba gran cosa, no requería de más nada que tocar el borde de su manto.

“Y enseguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en su cuerpo que estaba sana de aquel azote. Luego Jesús, conociendo en si mismo el poder que había salido de El, volviéndose a la multitud, preguntó: ¿quién ha tocado mis vestidos? Sus discípulos le dijeron: ves que la multitud te aprieta, y todavía preguntas: ¿quién me ha tocado? Pero El miraba alrededor para ver quien había hecho esto.

Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella había sido hecho, vino y se postró delante de El, y le dijo toda la verdad. Y el le dijo: Hija, TU FE te ha hecho salva” (Marcos 5:29-34a). Es SU FE lo que mueve la mano de Dios, es SU FE la que Dios honra cuando usted se acerca a El creyendo que El lo puede sanar. “Tu fe te ha hecho salva; ve en paz, y queda sana de tu azote” (Marcos 5:34).

Esta mujer había llegado a su punto de desesperación; llevaba 12 años enferma, todos sus recursos se habían agotado, su dinero se había terminado, cada vez le iba peor. Sin embargo, alguien le platicó de Jesús y ella determinó: ‘tengo que hacer algo, voy a empujar’.

El Señor quiere que usted siga empujando. A esta mujer alguien le platicó que Jesús podía ser la respuesta a su necesidad y ella supo, investigó y se acercó. Dios hará lo que usted no puede hacer, pero usted tiene que hacer lo que El no puede hacer. Esta mujer se movilizó al lugar y de la misma manera usted necesita movilizarse y tomar pasos de fe, tomar acción, creer que Dios lo va a sanar.

Esta mujer se levantó con todo y enfermedad y no permitió que la multitud fuera para ella un obstáculo. De alguna manera ella empujó y empujó hasta que llegó. Yo me puedo imaginar que hubo gente que la vio y se molestó. Quizás muchos dijeron, “¿y esta señora quién se cree? ¿Qué le pasa a esta mujer? ¡Si nosotros llegamos primero! ¡Que haga fila!” Pero ella no se preocupó por los que se molestaron ni por los que la criticaron. Ella tenía una necesidad.

Cuando usted tiene una necesidad, no debe importarle quien se moleste con usted, ni quien lo critique. Tenemos que pedirle a Dios que nos dé una santa desesperación de tal manera que busquemos el rostro del Señor y que hagamos lo que tengamos que hacer hasta obtener la respuesta que necesitamos.

Hay gente que no mas empieza a ver que usted está empezando a salir adelante, tratan de bajarlo. Usted muchas veces se ha tenido que enfrentar con un gigante que está entre la multitud tratando de detenerlo; el gigante se llama ‘temor’ quien le dice: “usted va a morir, sus días se van a acabar, no hay remedio para usted”. Pero la Biblia dice que el diablo es como león rugiente y un león rugiente ya ni siquiera tiene dientes y no es ni siquiera el que ataca la presa; son las leonas las que están esperando la presa del otro lado para atacarla.

Así que si usted escucha que le están diciendo que se va a morir, corra hacia ese ruido y mire a ese temor en la cara y dígale, “temor, la Biblia dice, en el nombre de Jesús, que yo ‘viviré, no moriré’. La Biblia dice que Cristo murió por mi y que tengo vida en Cristo Jesús”. Mire el temor en la cara y dígale, ‘temor, si no te quitas, te voy a quitar y te voy a dejar en mi polvo”.

No se deje detener por el temor, ni por la angustia. ¡Siga empujando! Siga creyendo que el Señor lo va a sanar, que su matrimonio va a ser restaurado, que TODOS sus hijos van a servir al Señor, que su marido va a vencer ese problema del alcoholismo, siga creyendo, siga empujando. Que no lo detenga a usted ese espíritu de desesperación, de frustración, de mentira, ni de cansancio. La palabra de Dios dice, “los que ESPERAN en el Señor tendrán nuevas fuerzas”.

¡Espere usted en el Señor y Dios le va a dar a usted nuevas fuerzas! ¡No se canse! Dice la palabra que “los que esperan en el Señor volarán como águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán”. Aprenda usted a esperar en Dios y El le dará la fuerza que usted necesita para poder ver su milagro. ¡Siga empujando!

No fue el toque de Jesús lo que le dio el milagro a esa mujer, fue el toque de esa mujer, lo que le dio su milagro.
 
 Dios quiere darle a usted una clase de fe a tal punto de que no requiera que nadie ore con usted, que nadie le ponga las manos, que nadie lo unja con aceite – aunque todo eso es buenísimo, lo hacemos todos los domingos y todos los días. Esa mujer no necesitó que Jesús ni siquiera le dirigiera la mirada, mucho menos la palabra y fue sana.

El borde del manto de Jesús se pasea por su lugar. ¡Toque su manto! ¡Empiece a recibir su respuesta!  ...¡Todo es posible si puede creer!
Anterior
Siguiente