lunes, 20 de julio de 2015

Aquiles Azar - ¿Dónde Está Jehová, el Dios de Elías?




¡Dónde está Jehová el Dios de Elías! Dijo Eliseo en señal de una exclamación a Dios y vemos que aparece en un momento en que se le da énfasis a la expresión, ya que si leemos toda la historia nos damos cuenta que queda allí, después del punto cumbre cuando el profeta Elías es llevado al cielo en un torbellino, en un carro de fuego. Eliseo (su discípulo) toma el manto de Elías, golpea las aguas del Jordán y de la misma manera que lo había hecho Elías lo hizo luego Eliseo y ambos cruzaron en seco, pero vemos que cuando lo hace Eliseo, los hijos de los profetas (escuela de profetas),unos 50 profetas se acercan y dicen:
“El espíritu de Elías ha reposado sobre Eliseo “Osea que se tenía un concepto de “transferencia” y sabemos literalmente que no era el espíritu per se que había dejado el cuerpo de Elías y había entrado en el cuerpo de Eliseo, usted sabe que no.

Aconteció que cuando quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo de Gilgal.2 Y dijo Elías a Eliseo: Quédate ahora aquí, porque Jehová me ha enviado a Bet-el. Y Eliseo dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Descendieron, pues, a Bet-el.3 Y saliendo a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Bet-el, le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti? Y él dijo: Sí, yo lo sé; callad.4 Y Elías le volvió a decir: Eliseo, quédate aquí ahora, porque Jehová me ha enviado a Jericó. Y él dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Vinieron, pues, a Jericó.5 Y se acercaron a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Jericó, y le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti? El respondió: Sí, yo lo sé; callad.6 Y Elías le dijo: Te ruego que te quedes aquí, porque Jehová me ha enviado al Jordán. Y él dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Fueron, pues, ambos.7 Y vinieron cincuenta varones de los hijos de los profetas, y se pararon delante a lo lejos; y ellos dos se pararon junto al Jordán.8 Tomando entonces Elías su manto, lo dobló, y golpeó las aguas, las cuales se apartaron a uno y a otro lado, y pasaron ambos por lo seco.9 Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí.10 El le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no.11 Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.12 Viéndolo Eliseo, clamaba: !Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes.13 Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán.14 Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo. 2Reyes 2:1 -14

Aquí se está refiriendo al sentido, al carácter, a la formación, al ministerio, a la unción y a la forma y manera de hacer las cosas. Recuerde que eso era lo que Eliseo había pedido.

9 Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. En otras palabras: yo quiero 2 veces de lo que eres, 2 veces de tu ministerio, 2 veces de esa Gracia, 2 veces de esa dirección Divina 10 El le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no.  Vemos aquí un verdadero mentor hacia un hijo espiritual, en dirección y en guianza.

11 Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino. 12 Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes. Cuando se refiere a “Padre mío”, no se refiere al Padre celestial, sino a Elías como su padre y esto era una expresión común y normal de todo aquel que tenía su mentor en las escuelas de profetas que había en aquellos tiempos.Porque el profeta que entrenaba era considerado una especie de padre espiritual.

Eliseo tuvo la oportunidad y el privilegio de estar con el hombre de Dios y él lo sabía, por eso nunca le dejó y al final estaba tan cerca que pudo ver “el manto de Elías” (tipo de la unción ) cuando este era llevado al cielo y pudo ir donde estuvo el manto.

Dice la palabra 13 Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán.  ¿Sabe porque lo levantó? Porque estaba enfocado y seguro de lo que quería. Esta es la razón por lo que tenemos que definirnos, porque los que se definen, son los que dicen como dijo Eliseo: – Vive Jehová que no te dejare, donde quiera que tú vayas, yo también iré.

A Elías en las Sagradas Escrituras se le considera el profeta de fuego, con una función extraordinaria en sentido de hacer milagros y es tan particular, porque su ministerio tiene una connotación de prolongación, primero encontró un buen contenedor como lo fue Eliseo y luego sigue a través de la historia hasta los tiempos de Jesús y luego la iglesia y todo esto lo notamos en los versos a continuación: Porque éste es de quien está escrito: He aquí, yo envío mi mensajero delante de tu faz, El cual preparará tu camino delante de ti. Mateo 11-10. Juan el Bautista, preparó el camino del Señor y toda la atmósfera para la manifestación de Cristo, ahora la iglesia en el mismo espíritu de Elías está preparando el camino de Cristo para su 2da venida.

Y si queréis recibirlo, él es aquel Elías que había de venir. Mateo 11:14 Aquí vemos que también vino el espíritu y el carácter de Elías y lo dice el maestro, nuestro Señor Jesucristo.

Ellos respondieron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, que algún profeta de los antiguos ha resucitado. Lucas 9-19 En estos versos vemos que la gente estaba distinguiendo a Jesús con el espíritu de Elías

Mas os digo que Elías ya vino, y no le conocieron, sino que hicieron con él todo lo que quisieron; así también el Hijo del Hombre padecerá de ellos. Mateo 17-12 Aquí Jesús habla de sí mismo, como el hijo del hombre, en el contexto de Elías, porque lo estaban comparando con Elías.

De acuerdo al libro de los Hechos, nos encontramos en el tiempo de la restauración de todas las cosas y me refiero a que desde los tiempos de Elías se viene transfiriendo su espíritu a Eliseo y luego a través de la historia es profetizado el carácter de Elías en Juan el Bautista, luego en el mismo Jesús y luego opera en la iglesia de Jesucristo.

Por esta razón es, que el grito que saca Eliseo cuando golpea el Jordán con el manto de Elías y dice: ¡Dónde está Jehová el Dios de Elías! Lo que está diciendo es:“donde están esos milagros, porque tengo la fe, tengo el carácter, tengo la formación, tengo la revelación para que esos milagros acontezcan. Y esa misma unción para los milagros, ese mismo espíritu, está gravitando en medio de su iglesia y se transfiere a través de la obediencia, el servicio, la fidelidad, la lealtad hacia un ministerio,hacia un hombre o una mujer de Dios que se mueva en operaciones milagrosas y que tengan un ministerio probado y un carácter definido en el Señor Jesucristo.

Hay un tipo de milagro en el ministerio de Elías, los milagros de provisión, y es donde Dios interviene en el área financiera, en la producción y tengo en mi corazón la expresión de “donde está el Dios de Elías, en el sentido de los milagros y le estoy creyendo y clamando a Dios para este tiempo y estoy usando la unción (el manto) para golpear el Jordán y decir: ¡Dónde está Jehová el Dios de Elías!. Entendamos que si creemos que Dios sana también debemos creer que EL próspera. Porque dice la palabra que los sacó de Egipto con oro y con plata y no hubo enfermos en ellos. (Éxodo)

Entonces Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra. 1 Reyes 17 1:16. Había sequía en la tierra, pero esto aconteció porque Elías había declarado que por su palabra no caeria agua en la tierra y todo esto era, para traer juicio sobre el reino de Acab y Jezabel y establecer el orden de Dios.

Vemos que en medio de esa sequía, Dios le dice a Elías: 3 Apártate de aquí, y vuélvete al oriente, y escóndete en el arroyo de Querit, que está frente al Jordán. 4 Beberás del arroyo; y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer. El arroyo, era un lugar muy codiciado en tiempos de sequía y asimismo en medio de tu necesidad financiera, de la sequía, de la condición difícil que estés atravesando, Dios tiene para ti un lugar especial.

Unción del Arroyo
Aquí vemos que hay una “primera unción” para los milagros y es la UNCIÓN DEL ARROYO, la prosperidad para tu vida. 5 Y él fue e hizo conforme a la palabra de Jehová; pues se fue y vivió junto al arroyo de Querit, que está frente al Jordán. 6 Y los cuervos le traían pan y carne por la mañana, y pan y carne por la tarde; y bebía del arroyo.

Los cuervos, representan aquellas personas que tu menos te imaginas, cuando menos lo estas esperando. Un cuervo, es un ave de rapiña y no resiste tener carne en la boca y el hecho de ver que llevaba carne y pan y que lo haga con esa disciplina, en la mañana y en la noche es porque allí estaba Jehová dándole orden al cuervo. A lo que me refiero es que lo que quizás parezca menos lógico, es la puerta que Dios va a abrir, es la gente que Dios va a usar para traer provisión a tu vida, para que no puedas decir que fue casualidad, ni tu propio esfuerzo, ni tampoco tu habilidad.

Pero dice la Palabra que 7 Pasados algunos días, se secó el arroyo, porque no había llovido sobre la tierra. Al secarse el arroyo dejaron de venir los cuervos. Pregunta: ¿Se te ha secado el arroyo? Si el arroyo se le secó, es porque Dios tiene preparado otro nivel para usted.



Unción de la viuda
Dios preparó un nuevo nivel y este era el de la viuda de Sarepta, La UNCIÓN DE LA VIUDA. Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: 9 Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente.

Dios lo manda a casa de una viuda que no tenía nada, y esto algo insólito, uno podría pensar que Jehová se equivocó al enviarlo donde una viuda con estas condiciones, pero no es así. Es por lo que debemos de aprender a dejarnos dirigir por Dios. Cuando pasas a este nuevo nivel, estas en el nivel de los milagros, dónde está Jehová, el Dios de Elías.

10 Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba.11 Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano. El agua en este tiempo de sequía era como tener oro y la viuda tenía agua (tenía vida). Vemos que ella pudo negarle el agua al profeta, pero no se la negó.

12 Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir. Cuando dice: vive Jehova, vive tu alma. Es porque de alguna manera la viuda detectó que allí estaba el profeta, que ese era “Elías el Tisbita”, el hombre que Dios usaba y que estaba definiendo la historia en el sentido de milagros espectaculares.

También vemos que cuando en el verso 12 ella responde: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; Esto es una muestra de la parte emocional en esta mujer y son esos niveles que usted tiene que aprender a subir. Tenemos dos niveles: el nivel emocional y el nivel de la fe.

Así es todo en la vida, es por lo que usted debe controlar sus emociones y estas deben ser sometidas. Jesús lloró frente a la tumba de Lázaro, pero le dijo: Lázaro ven fuera.

Es por lo que usted debe superar la parte emocional y no quedarse allí todo el tiempo, sino que debe subir al otro nivel para que el milagro ocurra y acontezca, porque de lo contrario el día que no tenga dinero, usted se puede deprimir. Usted se debe levantar en fe y decir : ¡Dónde está Jehová el Dios de Elías!.

El diablo lo que quiere es que usted se quede en ese nivel. Hay gente que vive en una condición trágica financiera: todo es que si no puedo,que si no hay,usted tiene que activar su economía,créale a Dios para cosas grandes.

¿Que pudo haber hecho el profeta Elías cuando la viuda le dice que no tiene para comer? (uno puede pensar que el profeta era un abusador). 13 Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo. El profeta pudo haber expresado sus emociones, diciendo: pobre mujer, ay Dios, mira Padre como tú haces esto.

¿Pero qué hizo el profeta? Le dijo: -dame a mí primero y después le das a tu hijo y come tu mujer. Y es muy probable que nosotros hubiésemos hecho lo contrario: -dale a tu hijo y come tu mujer y después me traes algo a mí… y si lo hubiese hecho así, lamentablemente, usted no conoce el Dios de Elías.

Es por lo que debemos de dejar esa falsa humildad que muchas veces tenemos y subir a una dimensión de fe, porque si el profeta hubiese caminado en ese lamento, se queda sin el milagro y si se hubiese quedado sin el milagro, se muere ella, el hijo y el profeta. En otras palabras, el profeta le dijo a la viuda que Dios iba hacer un milagro y si ella le daba al profeta primero, le estaría obedeciendo a Dios y estaría abriendo la puerta a su milagro.

14 Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra. Si el profeta no sube a esa dimensión de fe, la cual es una dimensión de demanda, no hubiese acontecido el milagro. Es por lo que hay que entender, que a Dios hay que darle primero.

Vemos que Dios lo envió a casa de la viuda porque era la que estaba más necesitada en ese momento. Y es en ese tipo de gente y de condición donde Dios quiere penetrar y establecer su Gloria y entrar en el escenario de sus vidas y hacer los milagros más espectaculares.

Es por lo que no se deje engañar por el diablo, el peor momento para dejar de dar es cuando se tiene “la soga al cuello”, sin embargo, es el mejor momento para usted decir: ¡Dónde está Jehová el Dios de Elías! 15 Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días. 16 Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías.

TU QUE TE ATREVES A CLAMAR: ¡DÓNDE ESTÁ JEHOVÁ EL DIOS DE ELIAS!… NO TE PREOCUPES, QUE DIOS MANDARA LOS CUERVOS.”
Anterior
Siguiente