martes, 15 de abril de 2014

Apostol Sergio Enriquez - La seducción de la cristiandad

Es muy sugestivo el hecho de que en medio de nuestro retiro de verano, el día 15 de abril, vayamos a tener la primera luna de sangre después del eclipse solar que hubo hace ciento sesenta días atrás. Con este evento se dará inicio la novena tétrada y se espera que algo grande ocurra durante este periodo de tiempo. Por otro lado, vemos acontecer a nuestro alrededor una serie de eventos que nos marcan claramente que el retorno de nuestro Amado Señor Jesús cada vez está más próximo a suceder. Vemos terremotos acontecer con mayor frecuencia, la economía se encuentra en uno de los niveles más bajos en todo el mundo y los rumores de guerra cada vez aumentan más por lo que se puede decir que una ola de sufrimiento ha arropado al mundo entero.



(Jeremías 1:13-14 LBLA) Por segunda vez vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo: ¿Qué ves tú? Y respondí: Veo una olla hirviendo que se vuelca desde el norte. Y me dijo el SEÑOR: Desde el norte irrumpirá el mal sobre todos los habitantes de esta tierra.

En el versículo anterior vemos que será del norte de donde vendrá el mal sobre todos los habitantes de la tierra y es precisamente en el norte donde vive la mayoría de la población del planeta.

Ahora bien, en este tiempo final en el que nos encontramos viviendo, vemos a una potestad femenina, la cual es temible, que estará operando a través del mundo entero y que amenaza con seducir a la cristiandad para hacerla apostatar de su fe. Esta potestad femenina es la iniquidad, la cual trabajó en el principio y que se enfrenta a Sansón tomando el nombre de Dalila; también la vemos enfrentándose al Profeta Elías al tomar el nombre de Jezabel y que amenaza con cortarle la cabeza al Profeta. Más adelante, la vemos operando bajo el nombre de Salome y Herodías, logrando así, cortarle la cabeza a Juan el Bautista, es decir, la iniquidad y la maldad se enfrentan a Juan el Bautista, quien tenía sobre él al espíritu del profeta Elías.

El Señor dice en Su palabra que El enviará al Profeta Elías antes de que venga el día del Señor, día grande y temible para hacer volver el corazón de los padres hacia los hijos y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga e hiera la tierra con maldición, (Malaquías 4:5-6). Entonces si el espíritu del profeta Elías ha de volver antes de que dé comienzo el periodo de la gran tribulación debemos entender que también vendrá el espíritu de Jezabel trayendo una operación de destrucción con ella. En el tiempo final la iglesia se enfrentará contra un espíritu de seducción y de engaño.

(Apocalipsis 2:20 LBLA) 'Pero tengo esto contra ti: que toleras a esa mujer Jezabel, que se dice ser profetisa, y enseña y seduce a mis siervos a que cometan actos inmorales y coman cosas sacrificadas a los ídolos.

Interesantemente vemos que el espíritu de Jezabel vendrá para enseñar y seducir a los siervos de Dios. El tipo de enseñanza al que se refiere en este versículo es la palabra "didaskó" (G1321); la cual aparece 99 veces en la Biblia y siempre haciendo referencia al ministerio apostólico. Al utilizarse la palabra "didaskó" en el versículo anterior, nos muestra que el espíritu de Jezabel querrá usurpar el ministerio apostólico a través de un mover de enseña que es contraria a la verdad del evangelio; esto con el fin de seducir y desviar a los siervos del Señor y juntamente con ellos a todo el rebaño.

(1 Timoteo 4:2 BPD) seducidos por gente mentirosa e hipócrita, cuya conciencia está marcada a fuego.

Otra de las formas de ataque que utilizará el espíritu de Jezabel será a través de la mentira y la hipocresía. Debemos guardarnos para no ser seducidos por este mover sutil de engaño en el cual la mentira será sembrada en la mente de aquellos que se presten a escuchar cualquier viento de doctrina y que no escudriñen las escrituras.

(2 Tesalonicenses 2:2-3 BTA 2003) No os dejéis seducir de nadie en ninguna manera; porque no vendrá este día sin que primero haya acontecido la apostasía, casi general de los fieles, y aparecido el hombre del pecado, el hijo de la perdición, el cual se opondrá a Dios, y se alzará contra todo lo que se dice Dios, o se adora, hasta llegar a poner su asiento en el templo de Dios, dando a entender que es Dios.

Acorde con el versículo anterior, vemos que la seducción de engaño va a venir respecto a los temas que se refieren a la venida del Señor Jesucristo; esto con el fin de hacer creer a la cristiandad que el Señor no vendrá y que pueden continuar viviendo una vida que desagrada al Señor. A través del engaño muchas personas serán seducidas y arrastradas hacia la apostasía llevando a la cristiandad incluso a no valorar lo que Dios les da.

A pesar de que mucha cristiandad va a ser seducida y desviada de la sana doctrina; la iglesia novia del Señor Jesucristo y que se encuentra apercibida, no será desviada de la verdad.

Sólo con la llenura del Espíritu Santo, meditando en Su Palabra y buscando al Señor mientras pueda ser hallado, no seremos seducidos por este movimiento de engaño y de error.

(Ezequiel 20:7 BJ2) Y les dije: Arrojad cada uno los monstruos que seducen vuestros ojos, no os contaminéis con las basuras de Egipto; yo soy Yahveh, vuestro Dios.

(Ezequiel 20:7 BJ3) Y les dije: Arrojad cada uno los ídolos que seducen vuestros ojos, no os contaminéis con las basuras de Egipto; yo soy Yahvé, vuestro Dios.

Otra de las formas en la que esta operación de engaño tratará de seducir al pueblo de Dios es a través de la idolatría; ya que la misma no solo se manifiesta en idolatría a esculturas hechas de manos de hombres sino que también se puede idolatrar a ministros, salmistas, hijos e incluso aún el nombre de la misión en la que nos congregamos.

Dios no comparte Su gloria con nadie y nosotros debemos guardarnos de no idolatrar a ningún hombre ni ídolos hechos por manos de hombre. Es necesario que la iglesia del Señor sea desbabilonizada y desarraigada toda planta que el Padre no plantó en ella; que nos mantengamos en una constante búsqueda del Señor y procuremos la llenura del Espíritu Santo para que no seamos seducidos por esta ola de engaño que azota al mundo.
Anterior
Siguiente