lunes, 26 de julio de 2010

Apostol Y Profeta Jose Zapico - Perdonar Para Ser Libres

Este tema es sumamente importante para que la Iglesia pueda discernir la revelación del Espíritu, y conozcamos a detalle el acontecer profético de los últimos días. La Biblia nos dice que a la Iglesia triunfante de Cristo no será sorprendida como ladrón en la noche, porque Dios nos está llevando a un nivel de revelación clara y contundente para no vivir en un estado de apatía y conformismo espiritual, sino, entender que estamos en los planes y alineamientos de Dios en ésta hora profética, y en esa misma medida, Dios nos está mostrando la manera de cómo confrontar el mundo de las tinieblas.

Cuando viene a nosotros una fuerte unción del Espíritu Santo, es para revelarnos lo que Dios quiere, pero también es para enseñarnos y guiarnos para no caer en las garras destructivas de las tinieblas, porque sabemos que nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra fuerzas espirituales de maldad que en los últimos tiempos está afectando más fuertemente a la humanidad. Como estamos hablando de varios rangos de autoridad en el mundo de las tinieblas, es necesario que cuando las confrontemos, sepamos cómo lidiar con ellas, porque éstas podrán ser confrontadas únicamente con la unción profética y apostólica.
En la Iglesia de Cristo, se han levantado ministerios con diferentes rangos de autoridad para poder confrontar los diversos niveles en el mundo espiritual; esto significa que existe para nosotros un diseño por parte de Dios por medio de Su Palabra revelada, por eso, vivimos en éste mundo pero como cristianos no hacemos las cosas que en él se hacen. Nuestra sociedad sufre las consecuencias de las décadas pasadas y por la forma de cómo Satanás ha trabajado en los distintos escenarios del mundo, por eso es que hoy en día, las familias tienen que estar continuamente cubiertas por una relación viva con El Creador, de lo contrario, Satanás seguirá intentando destruir lo más precioso que El Señor ha creado, que es la familia; ésta unidad es la que cada vez está siendo más golpeada por divorcios, inestabilidades emocionales, opresiones demoniacas, rupturas matrimoniales, desequilibrios mentales y depresiones.
Dios revela que las heridas emocionales son transformadas en rencores, terminando en odios y dando como resultado millones de personas que se encuentran atadas y afectadas, y no solamente operan en las personas que no conocen a Dios, sino, se introducen en la misma Iglesia, produciendo división entre los ministerios, familias y hermanos, creando un ambiente de discrepancia y de odio. Los espíritus demoníacos operan en conexión a otros espíritus llave, que trabajan permitiendo que todos los espíritus que trabajan con ellos puedan entrar.
El perdón no es una elección que tenemos como cristianos, sino una decisión desde lo más profundo del corazón; si tomamos el perdón como nuestro estilo de vida permanente, Satanás será vencido en todos sus frentes; el problema es cuando nosotros damos lugar al resentimiento y permitimos que sus raíces se acumulen en nuestra vida. Todo lo que siembra división, confusión y pánico, no puede venir de Dios, porque El Espíritu Santo unifica y armoniza todo en Su propósito divino. Cuando el resentimiento se afianza en nosotros, nos exponemos a ser influenciados progresivamente por espíritus demoniacos; sin embargo, Dios nos ha dado La Biblia para entender los misterios del reino y cómo opera ese mundo de las tinieblas. El espíritu de odio se ha movido a través de muchas generaciones y su inicio fue cuando Caín dio muerte en forma planificada a su hermano Abel, en ese mismo instante ese espíritu fue activado en el mundo de las tinieblas y se comenzó a llamar espíritu de odio generacional, que activa al mismo tiempo el espíritu de sangre, porque Satanás tiene hambre y desesperación de derramamiento de sangre que desencadena un proceso interminable de venganza, odio y rencor. Dios nos está haciendo fuertes para que no seamos vencidos por el mundo de las tinieblas y alcancemos un nivel de victoria y autoridad.
Hoy en día, las contiendas raciales y el recuerdo de las heridas del pasado cada vez abren una brecha de separación, y no solamente en el mundo, sino ataca los fundamentos inconmovibles de la Iglesia de Jesucristo, es por eso que debemos saber cómo operan estos espíritus para no desconocer qué es lo que estamos enfrentando. El único que puede llamarse independiente es Dios, porque no fue creado, Él es el principio y el final, y no necesita de nadie; sin embargo, todo lo creado en el universo, de alguna forma dependemos de algo y no podemos subsistir por nuestra propia naturaleza, por lo tanto, el hombre fue creado por Dios y depende de Él, y no solamente cuando tenemos problemas o atravesamos enfermedades, sino que, necesitamos depender de Él las 24 horas del día, porque hemos sido formados y creados para vivir en dependencia continua de Dios, si estamos fuera de Su atmosfera de gloria, existe una fuerza nociva de maldad que tratará de oprimir nuestra vida, que son precisamente los espíritus de maldad al estar fuera de los parámetros de Dios.
Si Dios nos está dando la revelación, significa que nos llevará a comprender el programa de los últimos días, pero tenemos que ser abiertos en nuestros sentidos naturales y espirituales porque la promesa de Dios es que conoceremos Su verdad y Su verdad nos hará completamente libres de toda condición espiritual de tinieblas. La sociedad sufre la consecuencia del desprecio de los unos hacia los otros, porque sin darse cuenta buscan un culpable de sus problemas, esto se originó desde que Adán desobedeció a Dios y Él lo confrontó, respondiendo que Eva le había dado de comer, y Eva a su vez señaló a la serpiente, en ese momento se activó la culpabilidad. En nuestra vida no debemos justificar ni culpar a otros, porque cuando culpamos a los demás, delegamos responsabilidad sobre otro, y lo que debemos hacer es reconocer nuestros errores y arrepentirnos, pidiéndole perdón a Dios, y Él que es poderoso para levantarnos, nos restaurará llevándonos hasta un nivel más alto del que estemos, pero tiene que haber un principio de reconocer que hemos fallado.
ODIO GENERACIONAL
Debemos comprender que el odio generacional está escondido en el corazón, y cuando existe un espíritu de venganza, es trasladado de generación a generación porque esa es la razón por la que Satanás activa el principado que se llama odio. Tenemos que reconocer que la serpiente del Edén mostrada en el Libro de Génesis, a través de los siglos va sufriendo una transformación hasta llegar a la serpiente que nos menciona el Libro de Apocalipsis, donde se convierte en el gran dragón, que ha evolucionando hasta tomar la forma más destructiva. Satanás viene a matar, robar y destruir , hasta ver que todos estemos destrozados en nuestra vida, pero Jesús vino para deshacer todos los intentos del diablo por destruirnos, y para eso tenemos que tomar la autoridad en el nombre de Jesús y entender que tenemos una espada penetrante de dos filos que puede cortar la cabeza de la serpiente antigua y del gran dragón que se manifestará en los tiempos finales. Enfrentamos fuerzas nocivas pero existe una promesa que seremos más que vencedores.
Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol su gloria; porque vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él. (Isaías 59:19 RV60)
No tenemos por qué analizarnos cómo estamos desde una perspectiva humana, sino que, tenemos que hacerlo a través de la Palabra de Dios, que nos revelará que existen muchas cosas que tenemos que corregir, y para que la espada vaya cortando y haciéndonos libres de muchas cosas que nos dañan en nuestra convivencia con Dios. Es necesario tener una buena relación vertical con Dios, pero también tenemos que tener una buena relación horizontal con nuestros hermanos mientras llegamos al camino de la eternidad con Dios, sin importar condición económica, profesional o de cualquier otra índole, porque Dios ha hecho de muchas naciones un solo pueblo para establecer Sus propósitos en los distintos escenarios del mundo.
Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; pero Jehová pesa los espíritus. (Proverbios 16:2 RV60)
¿QUÉ ES UNA IDEOLOGÍA?
El rencor y el odio trabajan en forma de ideologías, y para esto veremos que significa ideología: "es el conjunto de ideas sobre el sistema existente, ya sea social o político, que pretende su conservación, que puede ser radical, súbita, revolucionaria, paulatina o pacífica".
Cuando Satanás logró destruir la relación de Dios con el hombre, lo que hizo fue proyectar una idea, entonces el ataque no fue al cerebro sino a la mente, la cual debe ser permanentemente renovada por La Palabra y la enseñanza de Cristo, de lo contrario, estará expuesta a ser atacada por los dardos de la serpiente contrarios a los propósitos de Dios. Cuando refutamos las ideas de confusión contrarias a Dios, somos más que vencedores, pero si permitimos que esas ideas fluyan, estará avanzando Satanás con una idolología, y la recompensa a la desobediencia será la muerte espiritual, lo cual no es el deseo de Dios para nosotros.
La humanidad está siendo oprimida en sus pensamientos a través de las ideas que no fueron reprendidas y echadas fuera. La mente de niños, adolecentes y jóvenes están siendo fuertemente atacadas por la obra de maldad, por eso es que en nuestra mente; o alcanzamos victoria o somos derrotados. Existe un ataque a nuestros niños y jóvenes, que durante la noche son perturbados por espíritus de maldad a través de los sueños, por eso es que como padres no debemos permitir que nuestros hijos se vayan a dormir sin antes haber orado por ellos, bendiciéndolos en el Nombre de Jesús y reprendiendo toda fuerza nociva de maldad que quiera perturbarlos durante la noche, y estableciendo La Palabra de Dios en ellos, diciendo: " en paz me acostaré y así mismo dormiré, porque solo tú oh Dios me harás estar confiado".
Es importante que los padres podamos velar por nuestros niños, y demostrarles mediante La Palabra que el único y verdadero héroe que ha existido se llama Jesucristo, porque El, fue quien venció y pudo resucitar. Existen películas que han sido programadas subliminalmente con mensajes, e inspiradas bajo efectos de brujería y hechicería para sembrar el odio, el rencor y resentimiento en ellos. Existen casos de personas que luego de ser expuestos ante algunas de éstas películas, han quedado influenciados por demonios, donde ha sido necesario tomar autoridad para echar fuera esas entidades, porque los niños, principalmente, son más susceptibles al mundo espiritual.
LA XENOFOBIA
La xenofobia es odio a los extranjeros, y vemos que ese espíritu y principado está profundamente activado en los Estados Unidos de América, porque cada vez hay una persecución mejor y perfectamente nociva contra el pueblo hispano; y eso da a entender que hay un ataque con el propósito de destruir familias, relaciones de padres e hijos, lo cual no es un problema natural sino espiritual de maldad que se está entretejiendo, porque Dios nos mostró que la obra de avivamiento que Él hará en ese país lo hará a través del pueblo hispano, por eso es que el enemigo trata de impedir que siga avanzando.
La palabra xenofobia está formada por dos palabras griegas que en su raíz lo que significa es: temor al extranjero; que conlleva las manifestaciones que van desde el desprecio manifiesto, hasta las agresiones y el asesinato, esto es precisamente el problema que los países del mundo están afrontando. Una de las formas más comunes de xenofobia es el odio que se ejerce contra el extranjero, y La Biblia dice que el que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor; eso significa que cuando el odio es ejercido en nosotros, es porque en nosotros no se ha hecho Rhema La Palabra de Dios que dice que tenemos que amar porque Dios es Amor, es decir, que la única manera de ser libres y refutar esa fuerza nociva es a través de un acercamiento y dependencia continua con Dios.
Detrás del vandalismo y persecución, se encuentra operando un espíritu de odio; ante esto, en el nombre de Jesús, debemos reprender, atar y echar fuera todo espíritu de odio o de resentimiento. Existen muchas personas que las cosas sobrenaturales las toman como naturales, y por esa razón no pueden vencer; los atentados contra la vida son espíritus de resentimiento que están atacando continua y progresivamente. En la ley divina a Dios no se escapa nada, porque habló anticipadamente por medio de Su Palabra que el mundo enfrentaría éste problema y es donde se encuentran los consejos para enfrentar estas situaciones difíciles, solo es necesario leerlos, creerlos y ponerlos en práctica.
Lo primero que Dios nos está advirtiendo, es que no podemos odiar al propio hermano en la fe, no podemos guardar resentimiento contra ellos.
No aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonarás con tu prójimo, para que no participes de su pecado. (Levítico 19:17 RV60)
Dios no nos da escapatoria de nada en este sentido, porque el odio era un problema ancestral, y Dios conoce la intención del corazón hombre, y sobre los consejos que nos da para ser libres; el guardar rencor es por la falta de perdón que con el tiempo se convierte en una raíz de amargura difícil de arrancar, por eso no podemos ser influenciados por éstas raíces.
No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová. (Levítico 19:18 RV60)
Ningún homicida tiene vida permanente en Dios, por eso es que el enemigo pretende perturbarnos para que no tengamos vida. Cuando el enemigo empieza a trabajar solo lo hace en forma sutil poniendo resentimiento y raíces de amargura en el corazón, comparando esto con las cuevas de Edom.
Edom es Esaú, quien por no haber perdonado con todo su corazón a su hermano Jacob, Dios lo destituyó y determinó juicio sobre su vida y la de sus generaciones, por lo que ya no lo llamó Esaú sino Edom, que es la extirpe generacional de Esaú que significa: "tierra colorada o tierra roja". La ira y el rencor son las causas por las que nacen desequilibrios emocionales, por eso es que existen muchas personas que en su carácter permanecen enojados y llenos de ira, pero Dios nos está dando luz para que seamos libres dentro de las cuevas profundas del corazón, porque en el corazón se ocultan las tinieblas de la enemistad y el rencor, por eso dice La Palabra que Dios pesa los corazones de los hombres, como pesó el corazón del rey Belsasar diciéndole: " ...fuisteis hallado falto de peso...", entonces Dios nos dice que cuando subsisten esos resentimientos y raíces de amargura, tenemos que enfrentarnos a otro espíritu; el espíritu de Amalec, un espíritu que atacó a Israel mientras caminaba hacia la tierra prometida. Amalec es un espíritu diabólico que ataca por la espalda y ataca cuando nos sentimos más debilitados y desanimados; Amalec también es la carne y los deseos desordenados, por lo consiguiente, debemos enfrentarlo en el nombre glorioso de Jesús.
Todos los conflictos que batallan en contra del alma radican en la naturaleza caída, y muchos de ellos son heredados de los ancestros y otros por los deseos desordenados que están activos en la vida natural y concupiscencia que sale de la naturaleza caída del hombre, la cual se concibe dando a luz a través de la desobediencia a los mandamientos de Dios. Amalec fue entretejido dentro de cada persona y nuestra carne libra una lucha constante con él. Es por eso que la oración unida y concreta, es decisiva para derrocar el poder de las tinieblas que pretende estarnos gobernando.
Estaba profetizado que el primer rey de Israel acabaría con el linaje del odio, y la profecía se cumpliría en Saúl a quien le correspondía la orden dada por Dios de ejecutar la venganza en contra de todos sus enemigos; entonces, si Dios nos ha mandado para hacer algo en Su Nombre, o nos ha profetizado; es mejor creerle y obedecer rápidamente, porque el enemigo tratará de quitarnos del propósito original para el cual Dios nos escogió, perdiendo de ésta forma la oportunidad divina que nos fuera dada por Él. El diablo no nos odia por nuestro color, raza o cualquier otra condición, nos odia por el depósito que hay en nosotros puesto por Dios.
El nuevo orden mundial se unirá a todos los gobiernos de la tierra, y establecerá el surgimiento de Roma y aquí se cumplirá la profecía. Herodes representa todo aquel odio al niño que estaba por nacer, es decir a todo aquel que tiene destino y propósito de Dios; si el diablo desata su furia de odio, es porque algo en nosotros está naciendo de parte de Dios; si estamos siendo perseguidos, eso es garantía de que algo está por nacer dentro de nosotros. Dios le ha dado el poder a la Iglesia de ser vencedora sobre la maldad y la instigación satánica que se ha levantado en contra de nosotros. Ninguna influencia de la serpiente ni del dragón volador podrá afectar nuestra vida, porque caminamos en pos de aquellas verdades eternas que dicen: "....caminarás en mí y serás protegido, yo seré tu retaguardia y estaré contigo todos los días de tu vida...". Este es un tiempo nuevo donde Dios está haciendo cosas grandes para que venzamos la obra de maldad y la fuerza de las tinieblas, haciéndonos libres del rencor y del resentimiento.
Anterior
Siguiente