miércoles, 3 de febrero de 2010

Sonia Luna - Como Decirle A Mis Padres Que Estoy Embarazada Y Mi Novio No Se Quiere Casar



Busca la presencia del Señor para que con la guianza del Espíritu Santo encuentres sabiduría y hables con tus padres.

pareja peleandoAunque tu pregunta se refiere directamente al problema de cómo comunicarle a tus padres que estás embarazada, no quisiera asumir equivocadamente y restarle importancia a tu confesión delante de Dios, no para condenación sino todo lo contrario, para que encuentres paz y consuelo en la misericordia y el perdón de tu Padre Celestial. Es importante que sepas que aunque Dios condena las relaciones sexuales fuera de matrimonio, como dice en 1 Corintios 6:9 que los fornicarios no heredarán el reino de Dios, más adelante en el versículo 11 nos dice: “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.”

Así que si todavía no te has rendido delante de Dios, este es el momento para hacerlo recuerda lo que dice en 1Juan 1:9 “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” Dios nos ama y nos perdona si nos arrepentimos y rendimos nuestra vida a Jesucristo como nuestro único Señor y Salvador.

Proverbios 28:13-14: “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”. Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; Mas el que endurece su corazón caerá en el mal.”

Al Hablar con tus padres preséntate delante de ellos con humildad, pídeles perdón, y habla con la verdad como dice en Proverbios 3:-4, “Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Átalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón y hallarás gracia y buena opinión Ante los ojos de Dios y de los hombres.” Independientemente de como sean tus padres, confía en el Señor y pídele que te de gracia y favor delante de ellos, y que el amor y la misericordia llene el corazón de cada uno de ustedes. Recuerda que para tus padres será un momento doloroso y que lo podrán superar porque eres su hija, y te aman. Aunque la primera reacción no sea la que esperas o necesitas escucha con paciencia lo que tengan que decirte y pide a Dios que te de sabiduría para tomar las decisiones correctas.

Proverbios 3:-7 “Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal.”

Si en medio de esta situación tan intensa para ti, le agregamos el hecho de que tu novio no quiera casarse, seguramente te ha causado mucho dolor y tristeza. Has sido lastimada y te sientes traicionada por esa persona en la que confiaste y te entregaste sin reservas. Pero déjame decirte que por muy profunda que sea tu herida y muy intenso tu dolor, el amor de Dios es aún más profundo para sanar todas tus heridas, lo suficientemente intenso para hacer insignificante tu dolor y cambiar toda tu tristeza en gozo. Salmo 62:5-8 “Sólo en Dios halla descanso mi alma; de él viene mi esperanza. Sólo él es mi roca y mi salvación; él es mi protector y no habré de caer. Dios es mi salvación y mi gloria; es la roca que me fortalece; ¡mi refugio está en Dios!. Confía siempre en él, pueblo mío; ábrele tu corazón cuando estés ante él ¡Dios es nuestro refugio!”

Una boda celebrada o apresurada sobre ese fundamento no siempre produce los mejores resultados. Muchas veces es preferible esperar a que las aguas se calmen y tomar la decisión de casarse fundada en el amor mutuo, el deseo de vivir el resto de sus vidas juntos y buscar siempre el bienestar del ser amado más que el propio. Si una persona, sobre todo el hombre, en estos casos, se siente obligado a casarse únicamente por un embarazo no deseado y no lo motiva el amor ni el deseo de formar un hogar con su pareja, es preferible dejarlo ir.

A pesar de todas las pruebas por las que has tenido que pasar, la mejor decisión que has tomado es la de tener a tu bebé y enfrentar cada situación con valentía. Ama y bendice a tu bebé, instrúyelo en el buen camino y confía en el Señor porque el es fiel y no te abandonará. Pídele al Señor que lo llene de gracia y favor delante de El y de los hombres y ten la seguridad que cuando sus abuelos lo vean no van a poder resistir hacerle honor al título. Busca la presencia del Señor, lee su Palabra para que con la guianza del Espíritu Santo encuentres sabiduría y conocimiento de las promesas de Dios para tu vida y la de tu hijo.
Anterior
Siguiente