martes, 25 de agosto de 2009

Luis Bravo - La Depresion


Algunos de los síntomas de una persona deprimida, pueden ser el desanimo, la falta de apetito, y el sueño excesivo.

Recuerdo que en una oportunidad de mi vida, en la cual me sentía muy deprimido, quise pasar a la historia como un Shakespiare moderno, acuñando la siguiente frase:

“Soñar, Soñar, es mejor Soñar,
Porque aunque los sueños sean malos
Terminan al despertar
Pero del sueño de la vida
Solo despertamos,
Hasta que morimos”

En que estado de animo me encontraría en ese momento, de hasta talvez desear la muerte. Comparar la vida con la muerte, haciendo referencia a que es una pesadia de la cual despertamos hasta que morimos, desear mejor estar durmiendo porque si algo sale mal, despertamos y todo acabo.

Aunque la frase me sigue pareciendo interesante por lo poético de su contenido, ahora pienso de una forma diferente y se que hay una salida para los estados depresivos.

Pero ¿Que puede provocar la depresión?. Proverbios 13:12 nos dice: La esperanza que se demora es tormento del corazón; Pero árbol de vida es el deseo cumplido. ¿Tienes algún deseo o anhelo que no hayas cumplido en tu vida?, creo que todos tenemos mas de uno, y eso es bueno, porque nos esfuerza a luchar, a seguir viviendo, a tratar de alcanzar ese anhelo. Sin embargo en algunos momentos, esos anhelos pueden convertirse en obsesiones destructivas que dañan nuestra vida, y pueden llegar a convertirse en un motivo muy fuerte para estar deprimidos, sobre todo cuando vemos que por mas que nos esforzamos no podemos alcanzar ese deseo.

Yo pensaba en una oportunidad por ejemplo, que me hubiera gustado ser el rey de Inglaterra en la época en la cual dominaba casi todo el mundo, tenia que aprender a mandar, tenia que aprender Ingles, talvez hasta tenia que ir a una academia militar, como lo hace la realeza británica, pero un momento que pasa, por mas que me esfuerce, no tengo sangre real británica, ni vivimos la época en la que tenia colonias por todo el mundo, entonces ¿me deprimo porque lo que yo deseo no lo puedo alcanzar...?. Se que a muchos les provoca risa, pero muchas veces nuestros deseos pueden estar desproporcionados en esa forma, y al ser inalcanzables y no poder alcanzarlos nunca, nos provoca depresión y desanimo a tal punto que en ocasiones nos puede llevar a pensamientos de suicidio.

En versión Dios Habla Hoy de la Biblia, encontramos la siguiente frase expresada por el rey David:

“SEÑOR, no es orgulloso mi corazón,
ni son altaneros mis ojos,
ni voy tras cosas grandes y extraordinarias
que están fuera de mi alcance”

Talvez lo que esta fuera de tu alcance es un amor platónico y eso te deprime. El rey David había aprendido el secreto que aprendió el Apóstol Pablo siglos mas tarde cuando dijo en Filipenses 4:11-13: “No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

Esto no lleva al segundo punto, a veces las cosas son inalcanzables y nos deprimen, pero en otras solo vemos el lado malo de las cosas y esto también nos deprime. Hay un dicho popular que dice que no hay dos glorias juntas, y en parte tiene mucha razón. En la vida siempre vamos a tener cosas a favor y cosas en contra, esto es bueno por esto y aquello, pero tiene este y este defecto. Tu mismo que lees este articulo, y que tal vez te esfuerzas por ser lo mejor te frustras muchas veces al darte cuenta que también cometes errores. Entonces, ¿Que hacemos?. Hay otro dicho popular que dice que las cosas son del color del cristal con que se miran. Las cosas buenas y malas, siempre van a estar ahí, pero tu puedes elegir cual de ellas mirar. Esto es como aquel ejemplo del vaso a la mitad, que para muchos esta medio lleno, y para otros medio vació. Recuerdo en una oportunidad en la cual habíamos comprado un almuerzo bufe de comida china con mi familia, yo estaba sentado a la mesa renegando porque a mi parecer nuestra situación económica no era muy buena, yo talvez quería estar comiendo ese mismo bufe pero en la Muralla China. Recuerdo que sentado a la mesa exclame luego de un suspiro: “Cuando vendrán tiempos mejores”. De pronto sentí como si alguien me hubiera abofeteado con mucho cariño, solo para hacerme reaccionar y dentro de mi resonaron las palabras que decían: Luis, que te pasa, si estas comiendo un gran banquete y aun así piensas que estas mal”. En ese momento recibí la amonestación del Señor a mi corazón que rearguyo mi corazón de una forma muy especial, yo estaba viendo lo que no tenia y por eso no estaba disfrutando lo que si tenia.

Con esto no te digo que conviertas tu vida en un sepulcro conformista que no hace nada, se conforma con todo, y espera que todo le caiga del cielo, no, no es eso lo que Dios quiere, sigue con tus seños, lucha por ellos, pero aquí llegamos a la tercera causa de la depresión, no te afanes.

Que es el afán, yo lo definiría como un pensamiento excesivo que se apodera de nuestras mentes y nos anula para poder pensar en otras cosas, nos hace muchas veces trabajar “alocadamente” como aquel niño que con los ojos vendados comienza a lanzar “palazos” en todas direcciones para tratar de golpear la piñata y que los dulces caigan de ella. El afán va asociado a la impaciencia y la ansiedad. Hay cosas que Dios muchas veces ya tiene preparadas para nosotros, pero por nuestra impaciencia nosotros lo arruinamos. Que útil puede ser un cuchillo de acero inoxidable con diseño especial para un ama de casa que cocina, pero que nefasto puede ser para un niño o niña de 4 o 5 años que quiera jugar con el. Dice la Biblia en Eclesiastés 3:11 que Dios lo hizo todo hermoso en su tiempo. Y dice también, que hay un tiempo para todo.

A nosotros nos toco vivir los días de la velocidad, los trasportes son más rápidos, las comunicaciones son más rápidas, las noticias nos llegan también más rápidamente, y toda nuestra vida se mueve en si, a un ritmo mayor de lo que los papas de nuestros abuelos estuvieron acostumbrados a vivir. Queremos ser millonarios a los 30 años o menos, queremos graduarnos de la universidad antes de los 25, queremos experimentar el noviazgo a los 11 0 12 años, ¿que esta pasando?.

La mayoría se han iniciado en una relación amorosa a una edad en la cual, ni ellos mismos saben lo que quieren, no hay metas para la vida como pareja, no hay afinidad de pensamientos, lo que existe en la mayoría de los casos es solamente una fuerte atracción física. Me gusta, le gusto, quiero con esa persona. No hay madurez, ni emocional, ni física, ni sentimental. Muchas veces las jovencitas se han sentido rechazadas en sus hogares y encuentran la atención y cariño en un muchacho que lo único que quiere es disfrutar su sexualidad con ella. Les sucede lo del niño pequeño con el cuchillo, comienzan a jugar con fuego, una cosa lleva a otra, y al final terminan quemándose. Oímos de muchos abortos, la muchachita linda de la casa, ahora será mama, vemos muchas madres solteras, vemos hijos que no conocen a sus padres, o vemos padres que nunca pueden ver a sus hijos. Esto también puede llevar a las personas a depresión. Aquí tengo dos consejos que aprendí de un pastor muy querido: Numero Uno: Es mejor prevenir que lamentar; y Numero Dos, lo que puedas arreglar, arréglalo y lo que no olvídalo, ya no hay nada que hacer.
Sin embargo en muchos casos jugar con fuego no nos lleva a extremos tan malos, algunas veces las niña no queda embarazada, o no les gusto el tipo de hierva que se fumaron, tratan de corregir su vida, se apartan del mal, y eso esta bien porque dice la Biblia que “el que confiesa su pecado y se aparta, alcanza misericordia” (Proverbios 28:13), pero eso no hace que recobre su virginidad, no hace que recupere las neuronas perdidas por su adicción a las drogas, etc., hay consecuencias, quedan secuelas y un sentimiento de culpa puede invadir nuestras vidas. Palabras como: Ahora nadie te va a querer, eso que hiciste no tiene perdón, etc., resuenan constantemente en nuestra mente, y también deprimen nuestra vida.

Cuando realmente amamos a Dios y hacemos algo malo, su Espíritu Santo nos redarguye para salvación, pero también el Diablo puede venir con acusación y aprovecha esa ocasión para destruirnos. Que debemos hacer entonces, la Biblia nos cuenta que hubo alguien que dio su vida, en lugar de tu vida, la Biblia dice que todos pecamos y por lo mismo estábamos destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3:9-23), sin embargo El dio lo más preciado que tenia, porque nos amo, envió a su único hijo, para que todo aquel que en el crea no se pierda, más tenga vida eterna (Juan 3:16), pero vida no es existencia, Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10), no se y no importa cual sea la causa de tu depresión, Dios si la sabe y la conoce y esta en este momento ahí contigo, talvez la causa de tu depresión sea el afán, El te dice: “por nada estéis afanosos” (Filipenses 4:6), talvez la causa es que no puedes alcanzar tus sueños, El te dice: “Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55:9). Tal ves estas deprimido por tu situación económica, El te dice: “No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis. La vida es más que la comida, y el cuerpo que el vestido. Considerad los cuervos, que ni siembran, ni siegan; que ni tienen despensa, ni granero, y Dios los alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que las aves? ¿Y quién de vosotros podrá con afanarse añadir a su estatura un codo? Pues si no podéis ni aun lo que es menos, ¿por qué os afanáis por lo demás? Considerad los lirios, cómo crecen; no trabajan, ni hilan; mas os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. Y si así viste Dios la hierba que hoy está en el campo, y mañana es echada al horno, ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe?” (Lucas 12:22-28). Y si estas deprimido por que cometiste un pecado que talvez no solo afecto tu vida sino también la de otras personas, El te llama hoy diciendo:

“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta:
aunque vuestros pecados sean como la grana,
como la nieve serán emblanquecidos;
aunque sean rojos como el carmesí,
vendrán a ser como blanca lana”.
Isaías 1:18.

Los brazos de amor de nuestro divino salvador, están hoy abiertos para ti, no importa cual sea la causa de tu depresión El esta hoy cerca de ti para ayudarte, abre hoy tu corazón a Cristo Jesús y obtén una nueva esperanza de vida. Donde quiera que estés inclina hoy tu rostro y si quieres cierra tus ojos, para hacer una oración a Dios en tus propias palabras para que El te ayude, y cuando termines y levantes tu rostro ten por seguro que no estarás igual. Jesús te Ama.

Lic. Luis Armando Bravo Santisteban

www.LuisBravo.org
Anterior
Siguiente